Liga Argentina

Apuestas de Fútbol
Hacer apuestas liga argentina

Apuestas de fútbol en la Liga Argentina

Este rentado está en una fase de transición para recuperar el prestigio que ha perdido a partir del descalabro que sufrió la Asociación del Fútbol Argentino (AFA) por  la muerte de su icónico mandamás, Julio Grondona (estuvo entre 1979 y 2014). Con la creación de la Superliga, ente con sus propias reglas, se quiere volver a estar entre los primeros lugares del ranking de la IFFHS en cuanto a certámenes.

Nacido a nivel profesional en 1931 (desde 1893 era amateur), el balompié gaucho es el que más títulos ha otorgado en la historia de este deporte: 186 (132 profesionales). Se inició con el tradicional todos contra todos y la inclusión de los equipos del Gran Buenos Aires y La Plata, mandando a los de otras provincias a la segunda división. Con el correr de los años se fue creciendo en número de clubes. En 1966 se incluyen las instancias finales, rompiendo con la hegemonía de los cinco grandes, los únicos ganadores hasta esa fecha: River Plate, Boca Juniors, Racing Club, Independiente y San Lorenzo.

Exportador de grandes nombres a otras ligas, sobre todo en Europa, en 1980 adopta el mote de Campeonato de Primera División y se configuran las categorías que hoy componen el rentado (Primera, Nacional B, Metropolitano, C, D y los certámenes federales). Emula el calendario europeo (junio a junio) y en 1990 divide la contienda en dos: Apertura y Clausura.

Siendo un gran trampolín al fútbol del Viejo Continente, se convirtió en el torneo más atractivo del cono sur por la gran cantidad de futbolistas que más exporta en el mundo (según cifras de Fifa, en 2017 se contabilizaron más de 1.300 profesionales gauchos alrededor del mundo) y la tradición de los elencos anteriormente mencionados, sobre todo por el gran clásico que protagonizan River y Boca.

Cuando su lugar en la cúspide parecía asegurado, se presentaron una serie de acontecimientos que modificaron su estatus: los primeros escándalos de corrupción que salpicaban la AFA y la muerte de Grondona.

La crisis institucional golpeó a las competiciones por la falta de reglas y alguien que tomara esa sartén caliente: se hicieron dos torneos de transición (2014 y 2016) y se incluyeron 30 equipos en la primera categoría, generando un certamen dividido en dos zonas y que arrojaba dos finalistas.

Fuera de eso, las instituciones amenazaban con no jugar más por la falta de pagos por conceptos de salarios y televisación, que era manejada por el Gobierno a través del programa Fútbol Para Todos, que inició en 2009. Precisamente, desde la Casa Rosada intervinieron a la entidad rectora del balompié albiceleste.

Todo esto se empezó a espantar con la elección de Claudio Tapia al frente de AFA y la instauración de la Superliga, con la intención de no afectar el certamen doméstico mientras se termina de sanear la entidad.

Actualmente participan 28 escuadras en un torneo largo que consagra campeón al mejor de todos, aunque la idea es disminuir la cantidad de cupos hasta 20 (descienden cuatro, por un sistema de promedios de las últimas cuatros campañas, y ascienden dos desde el Nacional B)

Cuenta con dos torneos adyacentes, como la Copa Argentina (se realiza desde 2011) y la Supercopa, que enfrenta al ganador de la Liga y de la Copa desde 2012. La televisación la tienen TNT Sports y Fox Sports.

Esta transición que se vive (para 2018-19 se prometen nuevos cambios) han hecho que se vuelva a reubicar en el panorama, sobre todo por la inversión que han hecho River y Boca para figurar de nuevo en el plano internacional.

Lo que nunca se perdió en los tiempos de zozobra es la idiosincracia del fútbol argentino, ese en el que el aspecto físico y dejar el  alma por el equipo alimentan la competitividad de un certamen que siempre es electrizante.