Copa Sudamericana

Desde el 2002, cuando se comenzó con la Copa Sudamericana, Colombia ha enviado equipos protagonistas para que la disputen. Tanto es así que uno de los finalistas de esa edición inaugural fue Atlético Nacional, que cayó 4-0 con San Lorenzo de Argentina.

A partir de allí, casi siempre ha tenido elencos en las instancias decisivas, aunque solo un elenco ha obtenido la gloria en este certamen: Independiente Santa Fe, que lo consiguió en 2015, cuando derrotó a Huracán de Argentina en los penales.

Por su parte, Atlético Nacional ha tenido la desgracia de ser el más veces subcampeón sin poder hacerse a una sola copa: perdió las finales de 2002, 2014 y 2016.

Cómo se clasifican

Anteriormente, a la Copa Sudamericana clasificaban los mejores cuatro elencos del país, quienes también jugaban el primer semestre en la Libertadores. Muchos que quedaban eliminados en la primera mitad del año, veían en este certamen su revancha.

No obstante, con la dinámica de cambios en el método de clasificación, ahora van a esta cita desde el quinto al octavo lugar de la reclasificación anual, que suma todos los puntos conseguidos en las dos Ligas Águila de la temporada.

Es por eso que elencos de poca historia como Rionegro Águilas, La Equidad, Jaguares, Patriotas o Deportivo Pasto han podido darse el baño internacional y logrado importantes gestas para su institución.

Hay que acotar que los cuadros que quedan terceros en la fase de grupos de la Libertadores y los dos mejores perdedores de la etapa previa van a esta competencia, por lo que el número de representantes criollos puede aumentar.

Historia esquiva

Como ya se mencionó, Atlético Nacional ha tenido la mala racha de tres finales perdidas de este certamen, que le parece esquivo. La primera fue la recordada contra San Lorenzo, cayendo 4-0 en su terruño y empatando 0-0 en Buenos Aires.

La segunda también fue con un equipo del sur del continente: River Plate. En 2014 igualó 1-1 con el Millonario y perdió 2-0 en la capital argentina. En 2016 se dio un hecho que marcó la Copa para siempre: empató 1-1 con Chapecoense en el duelo de ida en Brasil, pero cuando el equipo brasileño venía para el encuentro de vuelta, su avión cayó en tierras antioqueñas y murieron 71 personas. Debido a esto, Nacional cedió el campeonato en homenaje al cuadro de Chapecó.

En 2018, Atlético Junior lucía favorito para llevarse el torneo, pero perdió la oportunidad contra Atlético Paranaense, luego de caer en la definición desde el punto penal.

Algunos datos

Nacional es el elenco con más juegos y mejor rendimiento de los colombianos en la Sudamericana: supera el medio centenar. Le siguen Santa Fe y Atlético Junior. Deportivo Cali es uno de los que más presentaciones ostenta, aunque no ha tenido un buen nivel.

2017 y 2018 fueron los años en los que más representantes cafeteros hubo: siete en total, sin importar las rondas.

Historia general

Surgió en el 2002 como la alternativa para consolidar los Torneos Conmebol, Merconorte y Mercosur en uno solo y tener una especie de Liga de Europa en esta parte del mundo. Desde su comienzo se manejó que la Libertadores se hiciera en el primer semestre del año y la segunda competencia en el segundo, lo que permitía que hubiera campeones de ambos torneos en el mismo periodo.

Cuando San Lorenzo (primera edición) fue campeón se instauró que el sistema fuera con llave eliminación directa (primero con 32 elencos). Después se fue permitiendo el ingreso de más escuadras, por lo que se organizaban unas llaves previas y los equipos de Brasil y Argentina comenzaban en los dieciseisavos de final. Incluso, se permitía la presencia de elencos de la Concacaf, como Pachuca de México, que en 2006 se alzó al trofeo ganándole a Colo Colo.

En el año 2017 se indicó que las dos copas continentales, Libertadores y Sudamericana, se jugaran de manera anual (enero a noviembre), por lo que los mejores de cada uno de los países vayan a la principal y los de “media tabla” asistan a la Otra Mitad de la Gloria.

En el sistema actual se juegan tres fases, comenzando con 44 participantes divididos en dos zonas: una norte (6 equipos de Brasil, 4 de Colombia, Ecuador, Perú y Venezuela) y una sur (6 equipos de Argentina, 4 de Chile, Paraguay, Uruguay y Bolivia) Se dan 22 partidos entre elencos de ambas zonas, pasando los 22 a la siguiente ronda. Luego, a los 22 ganadores se suman 10 procedentes de la Copa Libertadores (los 8 terceros de los grupos y los 2 mejores perdedores de la última fase clasificatoria) y se dan 32 choques, para, posteriormente, tener a los 16 mejores que lucharán por el cetro.

El vencedor de esta copa se mide al de la Libertadores por la Recopa Sudamericana y se enfrenta al mejor de la Liga de Japón por la Suruga Bank.